Para tener en cuenta

La información es proporcionada solo con fines informativos y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento. Además no debe sustituirse para diagnóstico y tratamiento profesional. No soy oftalmologa, solo presento noticias e informes que no suplantan la información del medico profesional.

jueves, 29 de agosto de 2013

UNA BIBLIOTECA SIN MUROS: TIFLOLIBROS

Durante muchos años trabajó en la Biblioteca Argentina para Ciegos. Se formó en la gestión de proyectos y en el campo de la edición de materiales para disminuidos visuales.

Pablo Lecuona tiene 34 años, es estudiante avanzado de Ciencias de la Comunicación, en la UBA.

Casi con el inicio del siglo XXI, el surgimiento y el auge de nuevas herramientas tecnológicas, en 1999, se le ocurrió la idea de crear una biblioteca digital para ciegos: Tiflolibros, la primera biblioteca digital para ciegos de habla hispana; una verdadera “biblioteca sin muros”, dado que representa una valiosa opción para la formación y educación continua de muchas personas dispuestas a quebrar barreras con la ayuda de las nuevas tecnologías.
¿Cuándo, cómo y por qué nació Tiflolibros?
Tiflolibros es una biblioteca para ciegos en Internet, a la que se accede de forma gratuita y desde cualquier parte del mundo.
Ofrece más de 24.000 libros en archivos de computadora, que consultan más de 3000 usuarios con discapacidad visual de América, Europa y Asia, y 120 instituciones que a su vez distribuyen los libros a sus usuarios.
El proyecto surgió en 1999, cuando un grupo de personas ciegas de Buenos Aires estábamos comenzando a utilizar herramientas tecnológicas que nos permitían un acceso ágil y sencillo a los libros.
Habían ido apareciendo diferentes herramientas, como los programas lectores de pantalla que leen en voz alta la información de la computadora y que permiten que una persona ciega pueda utilizar una computadora común y corriente adaptada con este software.
A esto se le sumó el aporte del uso del escáner, los programas de OCR (Reconocimiento Óptico de Caracteres), etc. Comenzó el auge del uso de Internet y las listas de correos donde se intercambiaban experiencias e información. Entonces, casi de manera natural, apareció la idea de construir una biblioteca de libros en archivos de computadora empleando el potencial de Internet.
Los libros que cada usuario digitalizaba para su lectura, los ponía a disposición de otras personas ciegas. Al principio nuestra biblioteca era la más virtual de todas las bibliotecas. Consistía en un catálogo que informaba que tal libro lo tenía tal persona, y se indicaba su dirección de mail. Uno tenía que pedirle al usuario que tuviera determinada obra que se la enviara.
Luego fuimos aprovechando algunos recursos gratuitos de Internet y desarrollando herramientas propias, hasta que la biblioteca tomó la forma actual: un sitio Web donde se reúnen los textos aportados, al que se puede acceder desde cualquier parte del mundo y en cualquier momento, para solicitar el libro deseado.
¿Cómo surgió el nombre del proyecto?
Se dice que la isla de Tiflos era una isla de la mitología griega a la que se desterraba a los ciegos. Por ello se utiliza el prefijo tiflo para diferentes cuestiones que tienen que ver con las personas con discapacidad visual. Así la tiflología sería la ciencia que estudia la educación y rehabilitación de los ciegos, y la tiflotecnología es la tecnología adaptada para ciegos. Cuando comenzamos a utilizar Internet y explorar lo que aportaba para estos temas, existían dos listas de correos españolas relacionadas con tecnología para ciegos, que se llamaban Tifloclub y Tiflonet. Entonces, cuando pensamos la idea de la biblioteca en Internet para ciegos, el nombre natural fue el de Tiflolibros.
¿Qué tipo de libros incluye esta biblioteca digital?
Como la biblioteca se construye con los aportes de los mismos usuarios, de voluntarios, autores y editores, se cuenta con un amplio abanico de temas y materiales. Incluye textos literarios, best seller, textos para diversos niveles de la educación, textos científicos, ensayos, libros religiosos. Permanentemente se van incorporando nuevas obras. No tenemos una política de selección de materiales, porque el objetivo es que los libros y la información lleguen de la manera más amplia a atender las necesidades bien variadas de un gran número de usuarios. Todo libro que se pueda incorporar será útil o interesante para algún usuario.
¿Cómo trabajan para incorporar nuevos libros? ¿Con qué recursos cuentan?
Los libros se incorporan a través de diversas fuentes. Hay usuarios que escanean un libro para su lectura personal, y luego aportan ese libro a la biblioteca para que quede a disposición de todos.
También contamos en la sede de Tiflolibros con un escáner de alimentación automática de documentos, con el que digitalizamos libros de forma rápida y casi sin intervención de recurso humano.
Estamos avanzando en el desarrollo y concreción de un proyecto por el cual se trabajará con la Universidad de Buenos Aires para producir los materiales que requieran los estudiantes con discapacidad.
A la vez este proyecto de producción de libros digitales se está impulsando en Córdoba y en Montevideo para trabajar conjuntamente entre los tres servicios de producción.
Otros libros son aportados por sus autores y sus editores, que nos facilitan los archivos digitales de los libros, ahorrándonos todo el trabajo de escaneo y corrección, permitiéndonos poner el libro a disposición de los usuarios ciegos al mismo tiempo que este aparece en las librerías.
También hay libros aportados por un plantel de 120 voluntarios que trabajan desde sus computadoras y en sus casas escaneando, tipeando o corrigiendo libros ya escaneados.
¿Qué tiene que hacer una persona o una institución que quiere usar la biblioteca digital Tiflolibros?
Para inscribirse en la biblioteca se requiere un proceso bien sencillo. Una persona tiene que enviar sus datos, y un comprobante de que el interesado tiene una discapacidad que no le permite el acceso a la lectura.
El comprobante puede ser de diferentes tipos, depende del país y de lo que tenga a disposición. Podrían ser certificados médicos, certificados de asociaciones de ciegos, pases de transporte, etc. Este comprobante puede enviarse vía fax, correo postal, o escaneado como archivo de imagen.
El acceso a la biblioteca es gratuito, así que una vez verificados sus datos, el usuario recibirá un nombre y una contraseña con los que podrá acceder a la biblioteca y descargar los libros que desee.
Si se trata de una institución ésta debe presentar los datos de la institución y de la persona responsable del servicio que dará acceso a Tiflolibros, y debe presentar una nota en la que se hace responsable de que los libros serán utilizados solamente por personas que por su discapacidad no puedan acceder a la lectura convencional.
En cualquier biblioteca o archivo con un volumen tan importante de información el cuello de botella es contar con herramientas y usuarios con habilidades para poder encontrar rápido la información pertinente. ¿Qué opciones de búsqueda presenta Tiflolibros? ¿Qué lo diferencia de otros buscadores de la Web?
Desde los inicios de Tiflolibros, algo muy importante fue hacer que los procesos de búsqueda, descarga y lectura de libros fueran lo más sencillos posibles para los usuarios. Para que sea más amplio el acceso hay que trabajar con los mínimos requerimientos técnicos y de habilidades posibles.
Hoy existen dos maneras de buscar y solicitar libros. Una opción es a través de la Web: la persona ingresa en la página de la biblioteca utilizando su nombre de usuario y contraseña. Allí puede buscar por título y por autor, navegar entre las diferentes categorías y géneros, ver los libros en uno u otro idioma, o simplemente verlos en orden alfabético de autores o de títulos.
Cuando el usuario elige un libro para descargar, pulsa sobre el título y se le envía automáticamente a su casilla de correo electrónico el libro como archivo de texto adjunto.
En la descripción del libro incluimos el texto de la contratapa o una sinopsis; además, los mismos usuarios pueden escribir comentarios sobre la obra. Para quienes no manejan la navegación por la Web, tienen menor conectividad o simplemente prefieren realizar la selección de títulos off line, tenemos un sistema de pedido de catálogos y de libros a través de correo electrónico: pedidos@tiflolibros. com.ar.
Estos catálogos se actualizan automáticamente de forma diaria. Luego, si se desea pedir un título en particular, se envía un e-mail a la misma dirección.
¿Qué pasa cuando los libros tienen una fuerte apoyatura en la imagen? ¿Qué propuestas editoriales, tanto de libros digitales, como impresos, conoce, sobre todo destinadas a los lectores más pequeños con problemas visuales?
El asunto de los libros para los más chicos es uno de los temas más complejos, porque hoy, tanto los textos educativos de nivel primario como los libros literarios para niños tienen un fuerte basamento en la imagen, y no basta con hacer una trascripción directa al formato digital, al audio o al Braille, sino que debe hacerse un trabajo de adaptación, buscando con los medios disponibles trabajar los mismos contenidos.
En este tipo de materiales, entonces, muchas veces se combina el soporte electrónico, como el Braille, con material tangible y con gráficos en relieve. Pero producir libros de esta forma resulta caro y por lo general se hacen de forma artesanal.
No existen en la Argentina proyectos editoriales que hoy trabajen este tipo de materiales, salvo las adaptaciones de materiales para los alumnos que de forma aislada se realizan en diferentes escuelas especiales. Hoy se está buscando a nivel latinoamericano sistematizar y poner lo más en común posible los recursos aprovechables, para lograr generar mejores y mayores materiales para niños.
¿Qué aspiraciones tienen a futuro con el proyecto Tiflolibros?
Hoy apuntamos a fortalecer nuestra tarea en tres aspectos. Primeramente, el proyecto permanentemente crece y requiere de mayor dedicación y estructura, y muchas veces no llegamos a poder crecer en estructura al mismo ritmo. Por eso aspiramos a la construcción de una estructura de administración y desarrollo del proyecto que nos permita soportar el crecimiento, para llegar así a muchas más personas.
En segundo término, si bien el número actual de usuarios de Tiflolibros es muy grande, es ínfimo en relación con la cantidad de personas con discapacidad visual que habitan en América Latina. Se calcula que el número asciende aproximadamente a seis millones de personas.
Por otra parte, en el último año hemos estado orientando gran parte del trabajo de la biblioteca a la atención de las necesidades de estudiantes con discapacidad visual. En América Latina existe un gran déficit en cuanto al acceso a materiales de lectura para los niveles medios y superiores de la educación.
Con el uso de la tecnología adaptada y la puesta en común de recursos a través de Tiflolibros se pueden atender de forma eficiente las necesidades de los estudiantes, colaborando así para que muchas personas con discapacidad visual puedan mejorar sus niveles educativos y a través de ello contar con mejores opciones de acceso al empleo calificado.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Archivo del blog

GRACIAS

Quiero dar las gracias a todos aquellos que pasan, leen y alguna vez comentan este humilde blog. Ustedes son el motor del blog, que sin visitas, ni comentarios no valdría la pena el tiempo que se invierte aquí (que es bastante). Los animo a que sigan ahi,participando y comentando, que este blog es tanto del que escribe, como del que comenta, como del que lo lee. Gracias.

FORMULARIO DE CONTACTO

PREVENIR LA CEGUERA

NOMBRE *
E MAIL *
ASUNTO
MENSAJE *
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image] [What's This?]
Powered byEMF Online Form Builder
Report Abuse

CONTADOR DE VISITAS