Para tener en cuenta

La información es proporcionada solo con fines informativos y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento. Además no debe sustituirse para diagnóstico y tratamiento profesional. No soy oftalmologa, solo presento noticias e informes que no suplantan la información del medico profesional.

martes, 14 de octubre de 2014

MES DE LA VISION

Como muchas otras cosas extraordinarias que tenemos a nuestro alcance de forma habitual, no siempre sabemos valorar lo que nos aporta la visión: su papel como ventana al mundo y su potente conexión con nuestros pensamientos y sentimientos más íntimos. Solo cuando la perdemos o corremos el riesgo de hacerlo es cuando apreciamos su importancia en nuestras vidas.
En el IMO vivimos a diario historias de personas que nos recuerdan el papel de la visión. Por eso nos esforzamos al máximo por mejorar la salud visual de todos los que se acercan a nosotros y por eso también, en días como el Día Mundial de la Visión, queremos compartir algunas de las historias de nuestros pacientes. Su testimonio nos incentiva a seguir trabajando para mejorar la salud ocular de cada vez más personas, en especial a las que tienen dificultades especiales para ver. A ellas nos dirigimos a través de la Fundación IMO, con proyectos de investigación que nos acercan un poco más a la cura de patologías aún sin tratamiento, y de iniciativas de acción social como el programa Operación Visión, que ofrece oportunidades y atención oftalmológica a personas sin recursos. Porque el Día Mundial de la Visión debe ser un motivo de celebración para todos.
Pequeños testimonios para que no olvidemos lo grande que es ver:
“Cuando volví a ver bien, me comí el mundo”, explica la riojana Blanca Blanco, quien tras ser operada de agujero macular se redescubrió “con una perspectiva renovada”. Lejos de truncarse ante las dificultades, esta actitud constructiva se reforzó cuando al cabo de un tiempo padeció un desprendimiento de retina. Según nos confiesa, “gracias a lo vivido, he aprendido a valorar lo importante que es la salud”.
Montse Copons coincide con Blanca en que “la experiencia previa y posterior a la pérdida de visión marca y no se olvida”. Tanto es así, que en su caso la llevó a descubrir su vocación por la enfermería, “para ayudar a otras personas a sobreponerse a las dificultades como hicieron conmigo de niña, después de que tuviera que someterme a un trasplante de córnea a los 9 años”.



Montse Copons, recibió un trasplante de córnea a los 9 años de edad. La experiencia le sirvió para descubrir su vocación de enfermera “y ayudar a los demás”.
A esa edad, Montse reconoce que no fue sencillo tomar conciencia de que “desde los 3 años y hasta la intervención, cada vez veía menos”. Y esa oscuridad creciente fue, precisamente, lo que reforzó su voluntad de seguir adelante y volver a ver. Un afán compartido por Lucía Garza, paciente pediátrica con catarata y lesión retiniana congénita cuya mayor ilusión desde que llegó de China era tener un lápiz y un cuaderno entre sus manos para leer y escribir.
Hoy, tras una exitosa cirugía dentro del programa Operación Visión impulsado por la Fundación IMO, Lucía se encuentra más cerca de ese anhelo. Como explica su madre, Ana, “la mejoría de nuestra hija fue un verdadero milagro para nosotros”, sobre todo, teniendo en cuenta que “antes no nos habían dado ninguna expectativa dado la complejidad del caso”.
Algo similar le ocurrió a Fernando Baviera, quien prácticamente había desistido de hallar solución a su problema, un déficit visual severo desde la infancia, cuando acudió al IMO. En el Instituto, el escepticismo del “probar no cuesta nada” se convirtió en la certeza de estar en buenas manos, una sensación de seguridad que también destaca Sulaiman Ahmad. Este padre de familia kuwaití, después de visitar varios doctores en el Reino Unido, viajó desde Kuwait hasta Barcelona para encontrar respuesta a los problemas de retina de su hija, Reem. Ahora, la pequeña “hace una vida normal, igual que sus compañeras, y yo, como padre, me siento muy feliz”, celebra Sulaiman.


Sulaiman Ahmad, de Kuwait, tras la operación de retina de su hija Reem: “Soy un padre muy, muy feliz”.
En estas circunstancias, donde hay en juego mucho más que la visión, la confianza en la posibilidad de mejora es fundamental. Como explica Elisabeth Barrios, con retinopatía diabética avanzada, “yo deposité toda mi confianza en el IMO y me la devolvieron con creces, al hacer realidad mi sueño: ver de nuevo a mi niña, lo que más quiero”.
Satisfacción y a la vez asombro son las sensaciones al salir de la ceguera y contemplar un mundo que no se ha detenido a lo largo de ese tiempo. Karla Rúgel, aún adolescente cuando sufrió una agresión con ácido que le nubló por completo ambos ojos, nos cuenta que “lo que más me impresionó fue ver cómo habían cambiado mis amigos y mi hermano. También me sorprendió darme cuenta de que, al percibir los colores otra vez, después de 6 años, me había olvidado, por ejemplo, del fucsia o el beige”.
Cuestiones tan cotidianas y aparentemente sencillas, como distinguir si el plato está lleno o vacío, o coger el vaso para beber agua, pueden convertirse en grandes obstáculos a causa de una limitación visual. Así lo explican las hermanas de Matilde Andreu, paciente con Síndrome de Down y catarata muy desarrollada que “al no ver, se fue encerrando en sí misma, a pesar de que necesitaba cada vez más ayuda”.


“Desde que se operó, Matilde se muestra más segura en sí misma y está más abierta a todo lo que le rodea”. Así expresan las hermanas de Matilde Andreu el cambio que se produjo en ella tras la operación de cataratas.
A Matilde, recobrar visión le permitió recuperar su calidad de vida y su relación con el entorno, un cambio que también experimentó María Peinador, con catarata congénita y glaucoma infantil. A los 2 años y medio fue intervenida en el IMO gracias a Operación Visión y, desde entonces, “se mueve con más libertad e, incluso, está de mejor humor: ríe, corre, juega… Aunque un día se cayó y se puso a llorar, fue muy gratificante ver cómo se atrevió a subir a un sitio al que antes ni siquiera se habría acercado”, comenta Virginia, su madre.
La pequeña e inquieta María está descubriendo un horizonte de oportunidades que antes permanecía oculto para ella, igual que Daniel, a quien se detectó un grado de visión del 30% en las exploraciones gratuitas de la Fundación IMO en el Salón de la Infancia. Ahora, con la corrección óptica adecuada, “lo observa todo con gran detención, con la curiosidad propia de los niños”.


A Daniel se le diagnosticaron problemas de visión a la edad de 3 años. Gracias a un diagnóstico tan precoz, se pudieron poner en marcha las medidas necesarias para que Daniel recuperara el máximo grado de visión posible.
Por su parte, nuestra paciente más longeva, Olga Aguilar afronta la vejez con la serenidad que aporta la experiencia sin renunciar a su carácter optimista y jovial. Cuando fue diagnosticada de DMAE hace ya una década, hizo firmar a su oftalmólogo del IMO un papel que recogiera por escrito lo que le había asegurado de palabra: “usted no perderá nunca la visión por completo”; impulso con el que mantiene una vida activa a sus más de 100 años.
Del mismo modo que Olga, Miquel Carbonell ha aprendido a convivir con su patología, en este caso glaucoma, ahora estable, alimentando otros intereses. “Quizás no puedo jugar al tenis, pero sí hacer muchas otras cosas”; una forma de aceptar la realidad y de adaptarse a ella que, lejos del conformismo, dota a nuestros pacientes de una gran determinación.


Miquel Carbonell afirma que, tras la operación, su calidad de vida mejoró considerablemente.
Determinación que motivó a la madre del joven canario, Oliveiro Estupiñán, a mover cielo y tierra durante 2 años para conseguir el trasplante de córnea que necesitaba su hijo.
En el IMO, celebramos con estos y con todos nuestros pacientes el Día Mundial de la Visión, sabiendo que todavía hay muchas historias que ver y vivir.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Archivo del blog

GRACIAS

Quiero dar las gracias a todos aquellos que pasan, leen y alguna vez comentan este humilde blog. Ustedes son el motor del blog, que sin visitas, ni comentarios no valdría la pena el tiempo que se invierte aquí (que es bastante). Los animo a que sigan ahi,participando y comentando, que este blog es tanto del que escribe, como del que comenta, como del que lo lee. Gracias.

FORMULARIO DE CONTACTO

PREVENIR LA CEGUERA

NOMBRE *
E MAIL *
ASUNTO
MENSAJE *
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image] [What's This?]
Powered byEMF Online Form Builder
Report Abuse

CONTADOR DE VISITAS