Para tener en cuenta

La información es proporcionada solo con fines informativos y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento. Además no debe sustituirse para diagnóstico y tratamiento profesional. No soy oftalmologa, solo presento noticias e informes que no suplantan la información del medico profesional.

viernes, 27 de marzo de 2015

HISTORIA DE VIDA CON RETINOSIS PIGMENTARIA

Cuando Mónica tenía 11 años le detectaron de forma casual, por una broma en el colegio, una retinosis pigmentaria cuya consecuencia es la pérdida de visión lateral. "Es como si tuviese visión de cañón de escopeta", explica la valenciana con sencillez.


"Era la hora del comedor. Me llamaron unos compañeros y, al girarme, me echaron en los ojos pica pica con fibra de vidrio. Veía un poco borroso y me llevaron al oculista para saber si me había afectado a la visión. Y así se dieron cuenta de que había algo que no estaba bien. La retinosis afecta al campo de visión, no a la agudeza visual, por eso hasta entonces no había notado nada. Siempre había visto así y para mí era lo normal. Es verdad que en Educación Física, en deportes con balones, me lo quitaban rápido pero pensaba que era torpeza", explica la valenciana.

Aquella noticia, que podía haberle cambiado la vida, no lo hizo gracias a su familia, a sus amigos y los profesores, que siguieron tratándola de la misma manera.
"Es muy importante que no te sobreprotejan porque al hacerlo en vez de ayudarte te aíslan. Tienen que intentar que seas lo más independiente posible. En mi caso todo continuó igual", cuenta.



El judo paralímpico
Siempre le había gustado el deporte y empezó practicando taekwondo, al que seguirían el atletismo y el goalball, único deporte que nació para personas con deficiencia visual. Con 15 años decidió probar el judo en un gimnasio de la ONCE y desde entonces el tatami es su segunda casa.
"Lo que más me gustó fue poder competir en igualdad de condiciones con personas que no tienen limitaciones en la vista, simplemente hay que empezar agarrados", explica.
El judo es uno de los deportes paralímpicos con menos modificaciones respecto a la versión olímpica. Todos los combates deben comenzar con los dos deportistas agarrados y si en algún momento los judocas se sueltan, el árbitro está obligado a parar el combate para que vuelvan a cogerse. Ese detalle junto con la forma de transmitir las señales de los árbitros a los deportistas, ya que no lo pueden hacer por gestos debido a la discapacidad visual de los competidores, son las dos únicas diferencias.
Así, "lo que empezó como un juego terminó convirtiéndose en una pasión", reconoce Merenciano.

Tres bronces paralímpicos
Sus primeros combates fueron en el año 2000, año de Juegos, pero entonces el judo femenino no estaba incluido en el programa paralímpico. Por eso, en los de Sídney estuvo muy pendiente de lo que hacían los chicos.
No se podía imaginar que cuatro años después, en Atenas, ella sería una de las protagonistas del tatami. En la cuna del olimpismo, Mónica subió al tercer cajón del podio en la categoría de -63 Kg.
Conquistaría dos bronces más en Pekín (2008) y en Londres (2012), pero en ambos casos en -57 Kg, la misma categoría en la que este fin de semana ha demostrado, una vez más, que no tiene rival dentro de nuestras fronteras. La valenciana se acaba de proclamar campeona de España por undécima vez en su carrera.

El camino a Río
Se entrena entre tres horas y media y cuatro al día, de lunes a viernes, con la mente puesta ahora en la clasificación para los Juegos de Río 2016. Hay tres citas puntuables marcadas en su calendario en rojo y claves este año: la Copa del Mundo, que se celebrará en febrero en Hungría y donde Mónica será la única representante femenina española; el Mundial de mayo en Seúl y el Europeo en septiembre. "Se clasifican las siete primeras por ranking y la octava la decide la Comisión de IBSA (Asociación Internacional de Deportes para Ciegos)". Mónica, en la actualidad, es sexta en el ranking mundial, por lo que tendría billete para Brasil.
No va a ser fácil, por eso este año ha dejado en un segundo plano sus estudios de Fisioterapia para centrarse en hacer realidad el sueño de conseguir participar en sus cuartos Juegos.
Un sueño que comparten sus compañeros del equipo nacional de judo para deficientes visuales Abel Vázquez (-81 kg.), Luis Daniel Gavilán (-66 Kg.) y Álvaro Gavilán (-73 Kg), que también se han proclamado este fin de semana campeones de España en Pinto (Madrid).

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Archivo del blog

GRACIAS

Quiero dar las gracias a todos aquellos que pasan, leen y alguna vez comentan este humilde blog. Ustedes son el motor del blog, que sin visitas, ni comentarios no valdría la pena el tiempo que se invierte aquí (que es bastante). Los animo a que sigan ahi,participando y comentando, que este blog es tanto del que escribe, como del que comenta, como del que lo lee. Gracias.

FORMULARIO DE CONTACTO

PREVENIR LA CEGUERA

NOMBRE *
E MAIL *
ASUNTO
MENSAJE *
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image] [What's This?]
Powered byEMF Online Form Builder
Report Abuse

CONTADOR DE VISITAS