Para tener en cuenta

La información es proporcionada solo con fines informativos y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento. Además no debe sustituirse para diagnóstico y tratamiento profesional. No soy oftalmologa, solo presento noticias e informes que no suplantan la información del medico profesional.

sábado, 16 de septiembre de 2017

RETINOPATIA ESCLEROHIPERTENSIVA

¿Qué es la retinopatía esclerohipertensiva?

La retinopatía esclerohipertensiva consiste en alteraciones que aparecen en la retina en un paciente hipertenso. No aparecen en todos los pacientes hipertensos, pero en los que presentan esta patología, habrá que fijarse sobre todo en las alteraciones a nivel de los vasos, tanto en arterias, como en venas.

¿Por qué acude a la consulta un paciente con retinopatía esclerohipertensiva?

El paciente con retinopatía esclerohipertensiva es un paciente que suele venir a la consulta enviado por su médico internista por un inicio de hipertensión arterial o por una descompensación o seguimiento de su hipertensión arterial.

Hay que tener en cuenta que la retina es la única parte del organismo en la que somos capaces de ver directamente las arterias y las venas. Si hay una alteración a nivel cardíaco o a nivel renal, las pruebas que va a solicitar el médico van a decir cómo está la circulación, pero el médico no es capaz de verlo en directo. A nivel retiniano, se pueden ver directamente las arterias y las venas a través del oftalmoscopio. Por lo tanto, podemos, a partir de lo que nosotros vemos, contribuir a informar al médico internista de cómo está la circulación a nivel de todo el organismo.

¿Qué produce la pérdida de visión de la retinopatía esclerohipertensiva?

La retinopatía esclerohipertensiva no provoca en sí una pérdida visual, pero sí lo hacen sus efectos secundarios, ya que puede llevar a una obstrucción de rama venosa, un infarto de la cabeza del segundo par, de la papila, puede haber también infartos retinianos… Todo ello es secundario a la retinopatía esclerohipertensiva, y es debido a estas enfermedades que aparece una pérdida de agudeza visual.

¿Cómo se diagnostica la retinopatía esclerohipertensiva?

La retinopatía esclerohipertensiva se diagnostica por medio de:

examen con lámpara de hendidura
oftalmoscopia indirecta.
Ya sea porque el paciente ha sido enviado por el médico de cabecera o el internista o en una revisión habitual, al mirar el fondo del ojo nos fijaremos en:

los vasos retinianos (arterias y venas)
los cruces arteriovenosos
la dirección o trayecto de los vasos
en el grosor de sus paredes
si existen hemorragias…
Si detectamos la retinopatía esclerohipertensiva en un paciente durante una revisión rutinaria y aunque el paciente nos haya dicho que no es hipertenso, ante la presencia de estos hallazgos, enviaremos al paciente al médico de cabecera para que le controle la tensión arterial.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la enfermedad?

La retinopatía esclerohipertensiva aparece en pacientes hipertensos, aunque no en todos, pero un buen control de la hipertensión arterial es la mejor práctica de la que disponemos para que la retinopatía esclerohipertensiva no provoque daños en la retina.  Además, la enfermedad también se acentúa a medida que los pacientes tienen una edad mayor, aunque es verdad que en ocasiones nos encontramos con pacientes con mínimas lesiones tras muchos años de evolución de su hipertensión arterial.

¿Puede prevenirse?

Teniendo, pues, en cuenta que la retinopatía esclerohipertensiva tiene su causa en la hipertensión arterial, cuanto mejor control tengamos de la hipertensión arterial, menos probabilidades tendremos de sufrir esta enfermedad. Es muy importante tener en cuenta que la hipertensión arterial no solo se controla con pastillas. Es importante:

llevar una vida saludable,
seguir una dieta equilibrada,
realizar ejercicio físico, y
evitar el tabaquismo.
¿Tiene tratamiento?

El único modo de tratar las lesiones provocadas estrictamente por la retinopatía esclerohipertensiva es el control de la hipertensión.

Sin embargo, sí existe tratamiento para algunos de los efectos que pueden derivarse de ella. Si la retinopatía esclerohipertensiva deriva en una trombosis venosa, o un problema isquémico retiniano, habrá que tratar dichas patologías. Pero el único tratamiento para la retinopatía esclerohipertensiva en sí misma es el control de la presión arterial.



No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Archivo del blog

GRACIAS

Quiero dar las gracias a todos aquellos que pasan, leen y alguna vez comentan este humilde blog. Ustedes son el motor del blog, que sin visitas, ni comentarios no valdría la pena el tiempo que se invierte aquí (que es bastante). Los animo a que sigan ahi,participando y comentando, que este blog es tanto del que escribe, como del que comenta, como del que lo lee. Gracias.

FORMULARIO DE CONTACTO

PREVENIR LA CEGUERA

NOMBRE *
E MAIL *
ASUNTO
MENSAJE *
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image] [What's This?]
Powered byEMF Online Form Builder
Report Abuse

CONTADOR DE VISITAS