Para tener en cuenta

La información es proporcionada solo con fines informativos y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento. Además no debe sustituirse para diagnóstico y tratamiento profesional. No soy oftalmologa, solo presento noticias e informes que no suplantan la información del medico profesional.

jueves, 15 de diciembre de 2016

RESILIENCIA...

COMPARTO CON USTEDES UN INTERESANTE DOCUMENTO, REALIZADO POR LA LIC.  ELIANA GONARD.

Pensando la resiliencia en las personas con discapacidad

Lic. Eliana Gonard
elianagonard@hotmail.com.ar

El término resiliencia proviene del latín “resilire, que podría traducirse como “saltar hacia atrás” o “rebotar”. Este concepto fue usado originalmente en el campo de la física para caracterizar la resistencia de un cuerpo al choque y su capacidad para conservar su estructura a pesar del impacto (Colmenares, 2002). En otras palabras, se define como la capacidad humana universal para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas o incluso ser transformado por ellas; por lo cual la resiliencia es parte del proceso evolutivo.
Una de las características de la resiliencia según Waller (2001) es su carácter dinámico, es decir, que muestra una falta de estabilidad en el tiempo, nunca es absoluta o lograda para siempre; nadie es resiliente todo el tiempo.
Otro aspecto a considerar, es el que plantea Manciaux (2003), quien afirma que el comportamiento resiliente está sujeto tanto a factores externos como internos, por lo tanto varía según las circunstancias, la naturaleza del trauma, el contexto y la etapa de la vida.
Asimismo, dada la bidireccionalidad de la relación entre las personas y su ambiente, los individuos podrán influenciar en las situaciones adversas de vida, en la misma medida en que serían influenciados por ellas. De esta manera, es posible concluir que la resiliencia no es ausencia de vulnerabilidad, ni una característica de personalidad, sino más bien un proceso interactivo, dinámico y evolutivo entre los individuos y su entorno.
Lo planteado permite considerar que la capacidad para ser resiliente a una situación determinada, va a depender de diferentes contextos que atraviesan a la persona en su desarrollo, tales como la política oficial, lo social, institucional y su familia, lo cual en términos de Bronfenbrenner se considera que abarca de un nivel macro a micro del sistema de la persona. Por su parte, en el marco de estos sistemas, el individuo es un agente activo en la relación con los mismos. Del mismo modo, el potencial para promover la resiliencia por parte de los entornos, se ve incrementado si existe una persona vinculante entre ambos entornos y si sus roles, actividades y relaciones estimulan la aparición de la confianza mutua, de una orientación positiva, del consenso de metas entre entornos y de un creciente equilibrio de poderes. La presencia de este tipo de vinculación es denominada “vínculo de apoyo”. A medida que el individuo va ganando confianza en sí mismo los vínculos de apoyo se van haciendo menos necesarios e incluso podrían llegar a ser contraproducentes.

Por su parte, pensando en la capacidad de ser resiliente frente a una discapacidad, es posible tener en cuenta los intereses personales de cada individuo implicado, donde dichos intereses se convierte en factores protectores, transformandosé en medios para el fortalecimientos de sus estratégias de afrontamiento, para consolidar sus redes sociales, ampliar sus metas y la construcción de un autoconcepto favorable.
En el marco de dicho proceso de desarrollo de la capacidad de ser resiliente, ocupa un lugar importante el buen humor, lo cual ha permitido que las personas al reír y reírse de las circunstancias, puedan ver su discapacidad en perspectiva, tomando distancia emocional de sus dificultades y permitiendo generar estrategias de solución más efectivas. Según Cyrulnik, el buen humor ha permitido que las personas se apropien de su situación y se nieguen a dejarse dominar por el sufrimiento.
Del mismo modo, investigaciones realizadas por Quiñones (2005), plantean que mediante la creatividad, personas que se han enfrentado a diversas adversidades, fueron capaces de construir un significado a sus vidas, las situaciones y hechos adversos. Asimismo, la creatividad es concebida como posibilidad y capacidad de todo ser humano.
Asimismo es de destacar la influencia de pilares sociales que favorecen el desarrollo de la resiliencia. Los mismos son:
Apoyo Externo
·                   Personas dentro  y fuera del contexto familiar, en las que puedo confiar. Frente a dicha situación es de destacar, que es importante mantener una relación activa para reforzar la relación con las personas de confianza. Asimismo, es importante buscar otras personas en ambos contextos que permitan construir este tipo de relación, teniendo en cuenta que la persona con la que se confía puede mudarse, enfermarse o envejecer.
·                   Personas que me alienten a ser independiente; en este punto es de destacar, que la persona no debe convertirse en sobredependiente de los demás, por lo cual debe pensar de qué manera resolver las cosas solas y así considerar cuanto apoyo requiere de los demás.
·                   Modelos a imitar.
·                   Acceso a la salud, educación, servicios de seguridad y social.
·                   Un entorno social y familiar estable; para lo cual es importante mantener una contribución permanente con la comunidad, no solo para brindar ayuda cuando lo necesite, sino también cuando las situaciones no implican riesgos
Apoyo interno:
·                   Tranquilidad y predisposición; para lo cual es importante tranquilizarse previamente a ingresar a un espacio o encuentro social, donde puedo experimentar tensiones fuertes.
·                   Impulso interno para lograr aquello que se propone y capacidad para planear el futuro.
·                   Resto a sí mismo y a los demás.
·                   Capacidad de empatía y preocupación hacia los demás.
·                   Responsabilidad de sus propias acciones.
·                   Aceptación de las consecuencias.
·                   Seguridad en sí mismo.
·                   Capacidad de generar nuevas ideas. Si se considera que tienen dificultades en esta área, es importante la lectura de libros, charlas, talleres y conferencias que sean de su interés, lo cual ayudará a ampliar la creatividad y conocimientos al respecto.
·                   Realizar una actividad hasta finalizarla.
·                   Encontrar el buen humor de la vida y utilizarlo para reducir tensiones. El buen humor libera energías que permite hacer frente al conflicto.
·                   Expresar sentimientos y pensamientos a los demás. Logrando empatizar tanto a nivel cognitivo como emocional en una espiral de retroalimentación positiva.
·                   Resolución de conflictos en diferentes ámbitos.
·                   Control del comportamiento, sentimientos e impulsos.
·                   Capacidad para solicitar ayuda cuando lo necesito; lo cual permitirá ampliar el foco de posibilidades para poder afrontar la situación
Frente a una adversidad de la vida como en este caso una discapacidad, estos factores tienden a presentarse de modo combinados, según la necesidad de cada persona.
Los diferentes autores sostienen que las personas ya cuentan con muchos de estos factores; sin embargo no saben cómo utilizarlos o no poseen los suficientes.
Del mismo modo, la resiliencia se activa cuando nos enfrentamos a una situación adversa, lo cual requiere de tres pasos:
1)          Prepararse para la adversidad: Si no se presenta por sorpresa, podemos disponer de tiempo para prepararnos ante ella. Se tendrá en cuenta aspectos tales como imaginase lo que ocurrirá, quien y de qué manera resultará afectado. Considerar la posibilidad de pedir ayuda a alguien, teniendo en cuenta quien podría ser. Asimismo, es importante pensar en las capacidades que se dispone y favorecerá enfrentar tal situación.
2)          Atravesar la adversidad: Se necesita mantener una posición de dominio sobre el proceso, para lo cual se debe realizar una evaluación sobre el estado actual de la adversidad, considerar como otras personas se encuentran manejando dicha situación y ser conscientes de las nuevas acciones que deberíamos emprender.
3)          Aprender de la adversidad: Es necesario una mirada retrospectiva de lo sucedido, cuestionándonos lo que hemos aprendido de nosotros mismos y de los demás.

A lo largo del presente escrito, es posible comenzar a pensar en la propia capacidad de ser resiliente. Teniendo en cuenta, que todos nosotros poseemos tal capacidad, es decir, que es posible potenciarla y utilizarla para enfrentar las diferentes adversidades de la vida. Permitiendo así, un camino donde las enfermedades, conflictos y crisis personales, se transformarán en producciones saludables para sí mismo y los otros, como lo es el área del arte, la cultura, la educación, entre otros.


No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Archivo del blog

GRACIAS

Quiero dar las gracias a todos aquellos que pasan, leen y alguna vez comentan este humilde blog. Ustedes son el motor del blog, que sin visitas, ni comentarios no valdría la pena el tiempo que se invierte aquí (que es bastante). Los animo a que sigan ahi,participando y comentando, que este blog es tanto del que escribe, como del que comenta, como del que lo lee. Gracias.

FORMULARIO DE CONTACTO

PREVENIR LA CEGUERA

NOMBRE *
E MAIL *
ASUNTO
MENSAJE *
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image] [What's This?]
Powered byEMF Online Form Builder
Report Abuse

CONTADOR DE VISITAS