Para tener en cuenta

La información es proporcionada solo con fines informativos y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento. Además no debe sustituirse para diagnóstico y tratamiento profesional. No soy oftalmologa, solo presento noticias e informes que no suplantan la información del medico profesional.

martes, 15 de septiembre de 2015

LA VISION SE CONSTRUYE EN LOS PRIMEROS AÑOS..

Un problema neuro visual es de origen cerebral. Es decir, no está ligado a una lesión del ojo. Cuando buscamos eventuales problemas neuro visuales nos interesamos en la manera en la que el cerebro trata la información que envía el ojo.
“La estimulación visual nace en la década del 60, en Estados Unidos, con el fin de explorar la capacidad visual de niños que eran considerados no videntes, pero que poseían cierto grado de visión. Consiste en ofrecer sistemáticamente distintos estímulos y actividades que faciliten el uso de la visión cuando ésta se encuentra alterada o reducida. A partir de los resultados positivos e inesperados, dicha práctica, comenzó a divulgarse en las escuelas para personas no videntes. Luego, con el desarrollo de las neurociencias, la estimulación visual obtuvo soporte teórico y fue aplicándose a las personas que padecen dificultades de índole central, neurológica, que afectan la visión, la organización y la comprensión de lo que ven”. Con esta introducción arrancó la charla con Zona de Sentidos Susana Pereira, profesora especializada en Discapacidad Visual.
Esta profesional se especializó en baja visión, viajó a Italia para aprender más acerca de la rehabilitación visual y se recibió de licenciada en Rehabilitación Visual en la Universidad Nacional de San Martín.
¿Por qué es importante la estimulación visual para los chicos?
Porque la visión se construye. Es decir, se desarrolla a lo largo de los primeros años de vida. Y, como la vista está implícita en más del 80% de nuestras actividades cotidianas, cuando existe alguna patología que afecta su evolución, no sólo se altera la maduración de la visión, también podrían verse afectadas otras áreas del desarrollo.
¿Qué problemáticas tienen los niños que la necesitan?
Pueden deberse a patologías en el sistema visual, como enfermedades oculares que disminuyen la capacidad de ver y que no se resuelven sólo con lentes. También podrían necesitarla niños que, padeciendo dificultades neurológicas, vean afectado el normal desarrollo de las funciones visuales. Vale recordar aquí la intrincada e interdependiente relación entre la visión y el cerebro.
¿Qué podría recomendar a los padres? Tanto para darse cuenta de que su hijo necesita estimulación visual, como para complementar el tratamiento en casa.
Recomiendo estar atentos a la mirada de sus hijos, si fijan adecuadamente, si sonríen en los tiempos esperables para un bebé. Ciertas patologías son evidentes, como por ejemplo la leucocoria (o pupila blanca) entre otras. Muchas otras sólo se manifiestan a partir de la conducta: el niño no mira adecuadamente, no busca a su mamá cuando lo amamanta o padece de encandilamiento extremo. También puede ocurrir que más adelante se tropieza demasiado o no ve del pizarrón. Tengamos en cuenta que los niños no saben lo que significa ver bien. Por tal motivo, aún los niños más grandecitos no se lo mencionan a sus padres.
Ante la menor sospecha de que la vista no funciona “como debería” es necesario acudir al médico. El oftalmopediatra es el profesional mejor preparado para efectuar el diagnóstico correspondiente y considerar las soluciones posibles, entre ellas, la necesidad de un trabajo funcional de Estimulación Visual. No obstante, cabe destacar que en nuestro país son pocos los profesionales que se dedican a esta especialidad y recientemente se creó una instancia universitaria de formación.
¿Qué es un estímulo concretamente? Porque uno al abrir los ojos pareciera que todo consiste en un estímulo…
Es así para el ojo sano. Todo el entorno es un estímulo, cientos de estímulos. Pero, en el caso de las personas que padecen una limitación visual, un objeto muy pequeño o muy distante, no será un estímulo que despierte su interés sencillamente porque no se lo advierte, no se lo puede ver. Será necesario, entonces, agrandar y/o acercar el estímulo para que el niño que no lo detectó aprenda cómo es ese objeto y que luego vaya en su búsqueda. Es así como se interviene con estímulos visuales adecuados a las necesidades perceptivas de cada caso con el fin de evitar que los ojos dejen de mirar y puedan desarrollar o mantener activa y funcional la visión disminuida.
 ¿Qué herramientas se necesitan para mejorar la visión?
Depende de cuál sea el origen del déficit visual. Frecuentemente se apela a los colores contrastantes, a los tamaños, a las distancias, a las ayudas ópticas – que son dispositivos ópticos de gran aumento. No es algo que se pueda generalizar. El modo más conveniente para facilitar la visión de cada persona con déficit es trazar un perfil visual individualizado a través de un diagnostico funcional.
¿Qué ejercicios suele desarrollar con sus pacientes?
Depende de las necesidades visuales individuales y también del nivel de desarrollo alcanzado. Así,  las intervenciones están sujetas a la edad, intereses, capacidad motora y social y a la presencia o no del lenguaje, entre otros factores. A partir del diagnóstico se podrán organizar actividades que mejoren el funcionamiento visual y también orientar a los papas.
Personalmente no hago ejercicios. En realidad aquello que se trabaja son las diferentes funciones  visuales, tales como por ejemplo, los seguimientos, las exploraciones visuales o la discriminación figura/fondo, entre otras. Según el nivel evolutivo, las distintas funciones visuales se manifiestan de modo diferentes. Entonces se proponen actividades y juegos de interés para el niño en tratamiento donde estén implícitas las funciones visuales a estimular o a mejorar. Es durante la actividad lúdica escogida que se genera el despliegue de aquella función a trabajar y se guía al niño para mejorar su performance.
¿Cuánto puede durar el tratamiento?
La premisa ineludible es la individualidad. Es complejo responder concretamente pues se decide caso a caso. No obstante, hay criterios generales, tales como que cuanto más tempranamente se inicie el tratamiento, mejores serán los logros y quizás sólo sean necesarios ajustes transitorios. O que, luego de trabajar y facilitar con actividades la aparición de ciertas funciones visuales, si éstas no aparecen o no mejoran, será el tiempo de comprender que la patología impone un límite concreto. Normalmente las funciones visuales logradas se sostienen en el tiempo, con lo cual, una vez verificado el resultado máximo posible para el caso, se daría el alta con controles.
Algunos de mis pacientes concurren sistemáticamente de manera semanal, otros lo hacen con menor frecuencia, asisten sólo para controles o están en proceso de alta gradual. Los niños del interior acuden para diagnósticos funcionales y/o controles periódicos. Son muchos niños y en mi caso me dedico, específicamente, a la estimulación visual desde hace más de quince años.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Archivo del blog

GRACIAS

Quiero dar las gracias a todos aquellos que pasan, leen y alguna vez comentan este humilde blog. Ustedes son el motor del blog, que sin visitas, ni comentarios no valdría la pena el tiempo que se invierte aquí (que es bastante). Los animo a que sigan ahi,participando y comentando, que este blog es tanto del que escribe, como del que comenta, como del que lo lee. Gracias.

FORMULARIO DE CONTACTO

PREVENIR LA CEGUERA

NOMBRE *
E MAIL *
ASUNTO
MENSAJE *
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image] [What's This?]
Powered byEMF Online Form Builder
Report Abuse

CONTADOR DE VISITAS