Para tener en cuenta

La información es proporcionada solo con fines informativos y no debe ser usada con fines de diagnóstico o tratamiento. Además no debe sustituirse para diagnóstico y tratamiento profesional. No soy oftalmologa, solo presento noticias e informes que no suplantan la información del medico profesional.

viernes, 18 de marzo de 2016

AMAUROSIS CONGENITA DE LEBER Y LAS NUEVAS TERAPIAS...

Trasladan un gen normal en un virus para reemplazar al defectuoso en una enfermedad ocular hereditaria que conduce a la ceguera.

Un defecto cardíaco congénito de su padre llevó a Katherine High a estudiar terapias que remedien enfermedades raras y a fines de 2015 el laboratorio que preside anunció que presentará a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, los resultados de la investigación con terapia génica para una enfermedad ocular hereditaria.



El estudio logró que varios pacientes que padecen amaurosis congénita de Leber, una enfermedad genética que lleva a la ceguera, hayan mejorado su visión, difundió en un comunicado prensa el laboratorio Spark Therapeutics, del que High es cofundadora, presidenta y directora científica.

Utilizaron una terapia génica trasladando un gen normal en un virus para sustituir al gen defectuoso.

High es experta en investigación traslacional en el campo de la biología molecular y celular, en las áreas de hematología y transferencia de genes en patologías genéticas. Dirige el Centro de Terapéutica Molecular y Celular del Hospital de Niños de Filadelfia. Es pionera en la realización de estudios para la transferencia clínica de terapias génicas que han logrado mejorar la hemofilia B, enfermedad hereditaria en la que falta el factor coagulante IX y hace que las personas tengan hemorragias sin que se hayan lesionado.

En 2014, la Universidad Nacional de Córdoba la distinguió con el Honoris Causa.

–¿Qué perspectivas hay con el desarrollo de una terapéutica para hemofilia B?

–Está en ensayo clínico todavía y esperamos tener resultados para 2018.

–Usted dice que si esa enfermedad mejora entre 1 a 5 por ciento, significa un gran progreso. ¿Por qué?

–Hemos aprendido en pacientes que nacieron con hemofilia B, que si alcanzan un nivel de 5 por ciento de circulación del factor IX, pueden tener una vida normal y sin problemas. No pueden someterse a una cirugía sin tomar el factor coagulante, pero sí pueden jugar al tenis o practicar otros deportes sin temor y realizar actividades cotidianas comunes.

–¿Cómo hace para investigar y buscar tratamientos para enfermedades raras cuando justamente un problema que enfrentan estas patologías es la resistencia de los laboratorios a invertir?

–Cuando comenzamos a estudiar la terapia génica, no teníamos la intención de ganar dinero, queríamos lograr que funcionara. Elegimos enfermedades en las que pensamos que la terapia iba a funcionar. Empezamos con un modelo animal y si allí funcionaba, progresaríamos al modelo humano.

–¿Qué planes tienen?

–Quisiéramos poder utilizar la terapia génica no sólo en una enfermedad ocular como Leber, sino en muchas, no sólo en un trastorno como hemofilia B, sino en muchos más y luego poder enfocarnos en otros tejidos, como el cerebro, el músculo-esquelético o los pulmones. Hemos demostrado resultados en la ceguera de Leber, necesitamos dirigirnos a otros órganos.

Un día “raro”
La conmemoración de las enfermedades raras se realizó este año el 29 de febrero, día en el que efectivamente fue instaurada la fecha que tiene por fin visibilizar al conjunto de patologías que tienen escasa cantidad de pacientes que las padecen en relación a otras que son mucho más comunes.

Por lo tanto, la próxima conmemoración será el 28 de febrero de 2017 y recién en 2020 se dará otra vez la “rareza” de que tengamos un año con 366 días y que las enfermedades poco frecuentes o “raras” coincidan para su recordación en una fecha singular.

Según el registro de la Organización Mundial de la Salud (OMS), existen alrededor de 8 mil enfermedades raras y en la Argentina hay unas 3.200.000 personas que tienen alguna de ellas. Por ejemplo, la hemofilia afecta en el país a aproximadamente 3 mil personas (casi exclusivamente varones). La hemofilia A (en la que falta el factor de coagulación VIII por una falla genética) es cinco veces más frecuente que la hemofilia B (falta de factor IX). Los pacientes tienen hemorragias internas y, si no están medicados, pueden tener complicaciones.

El problema de estas patologías no es sólo darse a conocer, sino que se conozcan entre los pacientes que sufren una misma “rara” condición, entre otros aspectos. Por ello, prácticamente todas las enfermedades poco frecuentes tienen alguna organización que nuclea a familiares y pacientes desde donde gestionan la relación con súper especialistas que los atienden y asesoran. También buscan conectarse con investigadores, organizaciones regionales e internacionales, fuentes de financiamiento (los tratamientos disponibles son muy costosos) e incidir en políticas públicas y en la industria farmacéutica para inversión y desarrollo en el tema

Perfil

Katherine High es graduada de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte. En 2014, la UNC le otorgó el doctorado honoris causa en reconocimiento a su labor científica en el campo de la biología molecular y celular.

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails

Archivo del blog

GRACIAS

Quiero dar las gracias a todos aquellos que pasan, leen y alguna vez comentan este humilde blog. Ustedes son el motor del blog, que sin visitas, ni comentarios no valdría la pena el tiempo que se invierte aquí (que es bastante). Los animo a que sigan ahi,participando y comentando, que este blog es tanto del que escribe, como del que comenta, como del que lo lee. Gracias.

FORMULARIO DE CONTACTO

PREVENIR LA CEGUERA

NOMBRE *
E MAIL *
ASUNTO
MENSAJE *
Image Verification
captcha
Please enter the text from the image:
[Refresh Image] [What's This?]
Powered byEMF Online Form Builder
Report Abuse

CONTADOR DE VISITAS